Archivo | Cosmocápsula Número 6 RSS feed for this section

"Si Batman fuera serio, debería acabar con el presidente de Estados Unidos. Reflexiones a partir de Black Summer" por Campo Ricardo Burgos López

7 Sep

headerRevista Cosmocápsula número 6. Julio – Septiembre 2013. Cápsulas literarias.

Volver al índice


Si Batman fuera serio, debería acabar con el presidente de Estados Unidos.  Reflexiones a partir de Black Summer

Campo Ricardo Burgos López


Black Summer es una novela gráfica que compendia 8 entregas que se realizaron entre 2007 y 2008 por Avatar Press conportada black summer argumento de Warren Ellis y dibujo de Juan José Ryp . Cuenta la historia de un grupo de superhéroes norteamericanos llamados The Seven Guns, uno de los cuales, llamado John Horus, mata al presidente y al vicepresidente de Estados Unidos. La razón para este homicidio es que Horus consideraba que el presidente de Estados Unidos al embarcar a ese país en la invasión de Irak a partir del año 2003, había emprendido una acción ilegal, se había basado en mentiras y estaba ocasionando la muerte de inocentes en los dos bandos de la contienda. Horus había llegado a la conclusión de que Estados Unidos estaba gobernado por criminales y por tal motivo es que toma la justicia en sus manos y después de las muertes referidas, da un ultimátum al país: Si no se convocaban nuevas elecciones para elegir el reemplazo de los gobernantes asesinados y el proceso electoral no era limpio, él se encargaría de castigar a Norteamérica. De allí en adelante, el cómic narra el modo en que el gobierno de Estados Unidos persigue a Horus y a su grupo de The Seven Guns, y todos los avatares que desde allí se desencadenan.

Planteada así la sinopsis del texto, es bueno aclarar que no quiero hacer una reseña del mismo, sólo quisiera enumerar algunas reflexiones que él me ha suscitado. Sigue leyendo

“Si Batman fuera serio, debería acabar con el presidente de Estados Unidos. Reflexiones a partir de Black Summer” por Campo Ricardo Burgos López

7 Sep

headerRevista Cosmocápsula número 6. Julio – Septiembre 2013. Cápsulas literarias.

Volver al índice


Si Batman fuera serio, debería acabar con el presidente de Estados Unidos.  Reflexiones a partir de Black Summer

Campo Ricardo Burgos López


Black Summer es una novela gráfica que compendia 8 entregas que se realizaron entre 2007 y 2008 por Avatar Press conportada black summer argumento de Warren Ellis y dibujo de Juan José Ryp . Cuenta la historia de un grupo de superhéroes norteamericanos llamados The Seven Guns, uno de los cuales, llamado John Horus, mata al presidente y al vicepresidente de Estados Unidos. La razón para este homicidio es que Horus consideraba que el presidente de Estados Unidos al embarcar a ese país en la invasión de Irak a partir del año 2003, había emprendido una acción ilegal, se había basado en mentiras y estaba ocasionando la muerte de inocentes en los dos bandos de la contienda. Horus había llegado a la conclusión de que Estados Unidos estaba gobernado por criminales y por tal motivo es que toma la justicia en sus manos y después de las muertes referidas, da un ultimátum al país: Si no se convocaban nuevas elecciones para elegir el reemplazo de los gobernantes asesinados y el proceso electoral no era limpio, él se encargaría de castigar a Norteamérica. De allí en adelante, el cómic narra el modo en que el gobierno de Estados Unidos persigue a Horus y a su grupo de The Seven Guns, y todos los avatares que desde allí se desencadenan.

Planteada así la sinopsis del texto, es bueno aclarar que no quiero hacer una reseña del mismo, sólo quisiera enumerar algunas reflexiones que él me ha suscitado. Sigue leyendo

“Poscópodos” por Iván Molina Jiménez

4 Ago

headerRevista Cosmocápsula número 6. Julio – Septiembre 2013. Cápsulas literarias.

Volver al índice


Poscópodos

Iván Molina Jiménez


Ciertamente, pescar poscópodos es una actividad muy lucrativa; pero, sobre todo, se distingue por ser en extremo peligrosa. Para empezar, es preciso burlar los controles de la policía atmosférica. La forma más segura de hacerlo es aproximarse al planeta con el escudo antidetector activado, pero esto tiene el inconveniente de que, apenas alcanzado el umbral de la ionósfera, la computadora principal, para aumentar el campo de fuerza que posibilita el ocultamiento, suspende prácticamente toda la energía, con el resultado de que la nave se desploma sobre Venus como si fuera un meteorito. En tales condiciones, el descenso, que se prolonga por unos segundos interminables, se convierte en una experiencia similar a la que vivió el personaje de Poe en el Maelstrom.

A 45 kilómetros de la superficie, si la suerte todavía permanece a bordo, el rango de protección del escudo disminuye a su nivel más bajo, el sistema de navegación se activa de nuevo y los motores se encienden. Escuchar el crujido inmediatamente posterior es un alivio, porque significa que la nave no se partió en dos y que el corazón late todavía. Después de estabilizarla en una órbita ligeramente fluctuante, el simulador de dióxido de carbono empieza a cumplir con la tarea para la que fue fabricado: evitar que los sofisticados equipos de las estaciones de observación científica y de las sondas automáticas de vigilancia, ubicadas en la tropopausa, registren algo diferente a las densas nubes que erran como barcos abandonados en un mar infinito. Sigue leyendo

"Poscópodos" por Iván Molina Jiménez

4 Ago

headerRevista Cosmocápsula número 6. Julio – Septiembre 2013. Cápsulas literarias.

Volver al índice


Poscópodos

Iván Molina Jiménez


Ciertamente, pescar poscópodos es una actividad muy lucrativa; pero, sobre todo, se distingue por ser en extremo peligrosa. Para empezar, es preciso burlar los controles de la policía atmosférica. La forma más segura de hacerlo es aproximarse al planeta con el escudo antidetector activado, pero esto tiene el inconveniente de que, apenas alcanzado el umbral de la ionósfera, la computadora principal, para aumentar el campo de fuerza que posibilita el ocultamiento, suspende prácticamente toda la energía, con el resultado de que la nave se desploma sobre Venus como si fuera un meteorito. En tales condiciones, el descenso, que se prolonga por unos segundos interminables, se convierte en una experiencia similar a la que vivió el personaje de Poe en el Maelstrom.

A 45 kilómetros de la superficie, si la suerte todavía permanece a bordo, el rango de protección del escudo disminuye a su nivel más bajo, el sistema de navegación se activa de nuevo y los motores se encienden. Escuchar el crujido inmediatamente posterior es un alivio, porque significa que la nave no se partió en dos y que el corazón late todavía. Después de estabilizarla en una órbita ligeramente fluctuante, el simulador de dióxido de carbono empieza a cumplir con la tarea para la que fue fabricado: evitar que los sofisticados equipos de las estaciones de observación científica y de las sondas automáticas de vigilancia, ubicadas en la tropopausa, registren algo diferente a las densas nubes que erran como barcos abandonados en un mar infinito. Sigue leyendo

“La carta de Sísifo” por Benjamín Román Abram

22 Jul

headerRevista Cosmocápsula número 6. Julio – Septiembre 2013. Cápsulas literarias.

Volver al índice


La carta de Sísifo

Benjamín Román Abram


sisyphus-1549.jpg!Blog

“Sísifo” (1549). Titian. Wikipaintings.org

Fueron los ultra conservadores del gobierno peruano, que pensaban era su momento de conducir los destinos del mundo, y sus inesperados aliados izquierdistas chilenos y bolivianos —como es la desgracia o la ambición: une a perro, pericote y gato— los que decidieron el ataque masivo a los anglosajones y europeos. A Brasil solo le quedó apoyar a los provocadores. No se bombardearon solo los objetivos estratégicos sino lo que fuera, hasta lagos y bosques. En combate no hay reglas ni respeto, era un todo o nada.

A poco de empezado el ataque los medios de comunicación popularizaron la beligerancia como La Primera Guerra Nuclear.

Yo sobreviví a pesar del grado de radiación que asoló Lima. Antes de que me encerraran los ingleses, escuché con alegría que había quedado con vida por lo menos el sesenta por ciento de la población de América Latina. ¿Fui un cínico por no parecerme tan nefasto? ¡Como si no fuera una desgracia sin parangón que hubieran desaparecido varios millones de vidas! Quisiera creer que soy una mejor persona, que he renacido moralmente.

No desvarío, simplemente tengo mis años. Recuerdo muchas cosas pero otras no. Ya he perdido la cuenta desde cuándo estoy aquí. Mi celda no tiene barrotes, tampoco puertas. Es una gruta de muros ásperos y verdosos, de una humedad penetrante y de un olor fétido. Una luz artificial en el centro del techo alumbra una roca grande e irregular que viene a ser mi cama. Sigue leyendo

"La carta de Sísifo" por Benjamín Román Abram

22 Jul

headerRevista Cosmocápsula número 6. Julio – Septiembre 2013. Cápsulas literarias.

Volver al índice


La carta de Sísifo

Benjamín Román Abram


sisyphus-1549.jpg!Blog

“Sísifo” (1549). Titian. Wikipaintings.org

Fueron los ultra conservadores del gobierno peruano, que pensaban era su momento de conducir los destinos del mundo, y sus inesperados aliados izquierdistas chilenos y bolivianos —como es la desgracia o la ambición: une a perro, pericote y gato— los que decidieron el ataque masivo a los anglosajones y europeos. A Brasil solo le quedó apoyar a los provocadores. No se bombardearon solo los objetivos estratégicos sino lo que fuera, hasta lagos y bosques. En combate no hay reglas ni respeto, era un todo o nada.

A poco de empezado el ataque los medios de comunicación popularizaron la beligerancia como La Primera Guerra Nuclear.

Yo sobreviví a pesar del grado de radiación que asoló Lima. Antes de que me encerraran los ingleses, escuché con alegría que había quedado con vida por lo menos el sesenta por ciento de la población de América Latina. ¿Fui un cínico por no parecerme tan nefasto? ¡Como si no fuera una desgracia sin parangón que hubieran desaparecido varios millones de vidas! Quisiera creer que soy una mejor persona, que he renacido moralmente.

No desvarío, simplemente tengo mis años. Recuerdo muchas cosas pero otras no. Ya he perdido la cuenta desde cuándo estoy aquí. Mi celda no tiene barrotes, tampoco puertas. Es una gruta de muros ásperos y verdosos, de una humedad penetrante y de un olor fétido. Una luz artificial en el centro del techo alumbra una roca grande e irregular que viene a ser mi cama. Sigue leyendo

“Desayuno encantado” por Mauricio del Castillo

17 Jul

headerRevista Cosmocápsula número 6. Julio – Septiembre 2013. Cápsulas literarias.

Volver al índice


Desayuno encantado

Mauricio del Castillo


El capitán Francisco Escalante terminó de revisar el reporte del equipo de exploración. Laxell, primer oficial, lo miraba con cierto temor. Había en su rostro una expresión expectante.

¿Ninguna señal de vida? —preguntó el capitán—. ¿Para esto hemos recorrido tanto camino?

Laxell se pasó una mano sobre su cabello rubio y dijo:

Las probabilidades son muy bajas. Tal vez algunos tallos creciendo en fisuras. Pero Nada comestible. Todo lo que se adapte a estos medios ambientes será tóxico, nocivo.

El capitán Escalante disimuló su fatiga. Entró con paso lento a la cabina de control. Dejó vagar su mirada a través de las paredes de plástico transparente, justo detrás del equipo de navegación. Sacudió las hojas de papel metálico con los informes.

Estas cargas no valdrán nada si no alimentamos a toda la tripulación —dijo. Se dirigió al oficial Laxell—: Que el equipo de exploración proceda a un sondeo total e infórmeme de los resultados por los conductos habituales.

Laxell sintió un ambiente tenso y dijo:

Tal vez debemos abandonar cuanto antes este cuadrante, capitán. Lo he calculado con la computadora. Aún tenemos tiempo de abordar en Secularis y alcanzar proveer a la tripulación de una nueva carga de víveres.

¡Eso es inadmisible! —exclamó el capitán Escalante—. Aún falta por explorar más planetas. En ellos puede haber materiales y, con algo de suerte, tal vez podamos encontrar algo que sea comestible. —Entrelazó sus manos y estudió el problema con una profunda meditación.

Querían regresar, no podían aguantar más. Sigue leyendo

"Desayuno encantado" por Mauricio del Castillo

17 Jul

headerRevista Cosmocápsula número 6. Julio – Septiembre 2013. Cápsulas literarias.

Volver al índice


Desayuno encantado

Mauricio del Castillo


El capitán Francisco Escalante terminó de revisar el reporte del equipo de exploración. Laxell, primer oficial, lo miraba con cierto temor. Había en su rostro una expresión expectante.

¿Ninguna señal de vida? —preguntó el capitán—. ¿Para esto hemos recorrido tanto camino?

Laxell se pasó una mano sobre su cabello rubio y dijo:

Las probabilidades son muy bajas. Tal vez algunos tallos creciendo en fisuras. Pero Nada comestible. Todo lo que se adapte a estos medios ambientes será tóxico, nocivo.

El capitán Escalante disimuló su fatiga. Entró con paso lento a la cabina de control. Dejó vagar su mirada a través de las paredes de plástico transparente, justo detrás del equipo de navegación. Sacudió las hojas de papel metálico con los informes.

Estas cargas no valdrán nada si no alimentamos a toda la tripulación —dijo. Se dirigió al oficial Laxell—: Que el equipo de exploración proceda a un sondeo total e infórmeme de los resultados por los conductos habituales.

Laxell sintió un ambiente tenso y dijo:

Tal vez debemos abandonar cuanto antes este cuadrante, capitán. Lo he calculado con la computadora. Aún tenemos tiempo de abordar en Secularis y alcanzar proveer a la tripulación de una nueva carga de víveres.

¡Eso es inadmisible! —exclamó el capitán Escalante—. Aún falta por explorar más planetas. En ellos puede haber materiales y, con algo de suerte, tal vez podamos encontrar algo que sea comestible. —Entrelazó sus manos y estudió el problema con una profunda meditación.

Querían regresar, no podían aguantar más. Sigue leyendo

Editorial. “Un conejo devorará al mundo” por David Pérez Marulanda

17 Jul

headerRevista Cosmocápsula número 6. Julio – Septiembre 2013. Editorial.

Volver al índice


Editorial. Un conejo devorará al mundo

David Pérez Marulanda


El hecho de que el conejo blanco ya no se escabulla en un agujero para que tengamos que seguirlo hasta el país de las maravillas, sino que crezca y crezca, hasta ser más grande que Godzilla, y sea él quien viene a nosotros, quiere decir que lo estamos haciendo bien. Hay detalles sin importancia, como que un conejo de tal magnitud está devorando al mundo y, a falta de naves interplanetarias, deberemos correr como locos para escapar de sus dientes.

 Si usted ya sabe de qué hablo, bien, y si no, no estoy loco (creo) ni bajo efectos narcóticos (creo) Estoy inspirado por la imagen de portada de este número 6 de la Revista Cosmocápsula, la cual me doy la libertad de interpretar a mi manera y que reafirma el carácter fantástico de leer, escribir y difundir la ciencia ficción. También me inspira el hecho de que nuestra imagen de presentación ha cambiado un poco, dejando las ya comunes letras amarillas con reborde azul que a veces no combinaban mucho con la imagen de fondo porque era yo quien maquetaba la portada, y yo no sé de maquetación ni de colores. Ahora ha sido nuestra querida ilustradora, Le Yad, quien se ha encargado de maquetar la portada actual y las que vendrán.

 Así como este es un aspecto visible de una integración más profunda de los colaboradores con esta publicación, también hay un avance en la parte editorial, donde más personas se han ofrecido a participar de la construcción de la revista, y en la parte de difusión, donde todavía más personas hacen circular nuestros textos por las redes sociales y la red en general. Lo que me alegra, más que el cambio en la publicación misma, es la actitud proactiva que la comunidad amante de la ciencia ficción ha asumido frente a sus medios de fomento y difusión; que ya no miramos al conejo pasar, sino que lo alimentamos, todos. El futuro de la ciencia ficción es cada uno de nosotros.

 

David Pérez Marulanda.


Volver al índice

Revista Cosmocápsula número 6. Julio – Septiembre 2013

 

Editorial. "Un conejo devorará al mundo" por David Pérez Marulanda

17 Jul

headerRevista Cosmocápsula número 6. Julio – Septiembre 2013. Editorial.

Volver al índice


Editorial. Un conejo devorará al mundo

David Pérez Marulanda


El hecho de que el conejo blanco ya no se escabulla en un agujero para que tengamos que seguirlo hasta el país de las maravillas, sino que crezca y crezca, hasta ser más grande que Godzilla, y sea él quien viene a nosotros, quiere decir que lo estamos haciendo bien. Hay detalles sin importancia, como que un conejo de tal magnitud está devorando al mundo y, a falta de naves interplanetarias, deberemos correr como locos para escapar de sus dientes.

 Si usted ya sabe de qué hablo, bien, y si no, no estoy loco (creo) ni bajo efectos narcóticos (creo) Estoy inspirado por la imagen de portada de este número 6 de la Revista Cosmocápsula, la cual me doy la libertad de interpretar a mi manera y que reafirma el carácter fantástico de leer, escribir y difundir la ciencia ficción. También me inspira el hecho de que nuestra imagen de presentación ha cambiado un poco, dejando las ya comunes letras amarillas con reborde azul que a veces no combinaban mucho con la imagen de fondo porque era yo quien maquetaba la portada, y yo no sé de maquetación ni de colores. Ahora ha sido nuestra querida ilustradora, Le Yad, quien se ha encargado de maquetar la portada actual y las que vendrán.

 Así como este es un aspecto visible de una integración más profunda de los colaboradores con esta publicación, también hay un avance en la parte editorial, donde más personas se han ofrecido a participar de la construcción de la revista, y en la parte de difusión, donde todavía más personas hacen circular nuestros textos por las redes sociales y la red en general. Lo que me alegra, más que el cambio en la publicación misma, es la actitud proactiva que la comunidad amante de la ciencia ficción ha asumido frente a sus medios de fomento y difusión; que ya no miramos al conejo pasar, sino que lo alimentamos, todos. El futuro de la ciencia ficción es cada uno de nosotros.

 

David Pérez Marulanda.


Volver al índice

Revista Cosmocápsula número 6. Julio – Septiembre 2013