Tag Archives: campo ricardo burgos

“Diálogo entre dos extraterrestres mientras observan el planeta Tierra por un televisor que transmite imágenes a larga distancia” por Campo Ricardo Burgos López

18 Nov

Volver al índice
Revista Cosmocápsula número 15. Octubre – Diciembre 2015. Cápsulas literarias.

Diálogo entre dos extraterrestres mientras observan el planeta Tierra por un televisor que transmite imágenes a larga distancia
Campo Ricardo Burgos López

“Tv set” por frozen0rb en D…
http://cosmocapsula.com/2015/11/18/dialogo-entre-dos-extraterrestres-mientras-observan-el-planeta-tierra-por-un-televisor-que-transmite-imagenes-a-larga-distancia-por-campo-ricardo-burgos-lopez/

"Diálogo entre dos extraterrestres mientras observan el planeta Tierra por un televisor que transmite imágenes a larga distancia" por Campo Ricardo Burgos López

18 Nov

Volver al índice
Revista Cosmocápsula número 15. Octubre – Diciembre 2015. Cápsulas literarias.


Diálogo entre dos extraterrestres mientras observan el planeta Tierra por un televisor que transmite imágenes a larga distancia

Campo Ricardo Burgos López


¿Por qué los humanos adultos gastan tanto tiempo tratando de convencer a otra persona de que se vaya a vivir con ellos?

Yo tampoco lo entiendo. Parece que cuando otro adulto humano les succiona sus labios o frota su cuerpo contra el de ellos, ellos derivan placer de ese frotamiento. Buscan tener alguien cerca para que les proporcione ese placer con frecuencia.

¿Eso es lo que llaman “sexo” o ”hacer el amor”?

Creo que esos son los chistosos nombres.

¿Y por qué los humanos adultos necesitan de ese “sexo” o de ese “hacer el amor”?

Ya te dije. Primero es por placer, y en segundo lugar porque al tener “sexo” ellos consiguen crear un tercer individuo y así se reproducen.

¡Qué extraños! ¡Quién hubiera pensado que en el universo existieran conductas tan raras como ese “sexo” o que para reproducirse fuera necesario frotarse repetidas veces.

Es verdad, y esa necesidad les condiciona toda su cultura. Debido a ese deseo de frotamiento mutuo es que viven en parejas y luego con los sujetos pequeños que nacen como producto del frotamiento. Ellos no son como nosotros que por ser totalmente autosuficientes no nos vemos obligados a crear esos grupos llamados “familias”. Debido al deseo de frotamiento es que su arte (sea cine, teatro, pintura o literatura) insiste tanto en esas historias que ellos denominan “románticas” y que tratan de todos los sufrimientos de un sujeto para conseguir que otro sujeto de su especie acceda a frotarse con él por mucho tiempo. Debido al deseo de frotamiento crean legislaciones para proteger tal posibilidad o muestran esa obsesión por la mentada fricción que es epidémica en sus medios de comunicación.

Reconozco que no comprendo gran cosa de los humanos y que aún debo estudiarlos mucho, pero tengo la impresión de que ellos pierden demasiado tiempo útil por esa obsesión de convencer a otro humano para que viva con ellos.

– Desde nuestra óptica, lo que dices es verdad. Pero parece que a ojos de ellos, lo que denominan “cortejo” es tiempo bien invertido. No obstante, también es cierto que si no perdieran tanto tiempo en esos “cortejos” y “seducciones”, podrían dedicar más tiempo a conocer las realidades existentes, su conocimiento sería superior y su ciencia no estaría tan atrasada.

¿Tú dirías que ellos están atrasados como civilización por su obsesión con el frotamiento mutuo de cuerpos que les ocupa tanto tiempo?

Es una de las razones. No la única.

He pensado que quizá podríamos hacerles el favor de viajar hasta su mundo y extirparles su llamado “deseo sexual”.

Es una idea loable de tu parte, pero recuerda que si les extirpáramos su “deseo sexual”, ellos dejarían de buscar frotamientos con otros, no se reproducirían y entonces se extinguirían.

En eso tienes razón. Pero entonces ¿su especie está condenada a avanzar siempre muy poco debido a todo el tiempo que pierden buscando que otro caiga en eso que denominan “enamoramiento”?

Yo diría que sí. Nuestra piedad nos mueve a pensar en liberarlos de la servidumbre que sufren ante “el sexo”, pero es imperativo respetar que ellos desean estar atados a esa cadena, parece que disfrutan esa alienación.

¿O sea que por “respeto” debemos dejar que continúen avanzando a ritmo de pox1, en vez de ayudarles a avanzar a un ritmo decente?

Sí. Si ellos desean andar a ritmo de pox, esa es una de sus prerrogativas.

Lamentable. Por otra parte ¿por qué los humanos emplean trapos para cubrirse todo el tiempo? Rara vez se los ve libres de esos trapos.

Eso que tú llamas “trapos” ellos lo llaman “ropa o vestuario” y lo cargan todo el tiempo por dos razones básicas. Una es que sus cuerpos necesitan protegerse del medio ambiente, y otra para simbolizar diversos rasgos culturales. Por ejemplo, los que se visten de ciertos colores son lo que ellos denominan “policías”, los que usan otras vestimentas demuestran así que buscan alguien que se friccione con ellos. Los humanos no son como nosotros que podemos bioformar nuestro cuerpo las veces que queramos para adaptarlo al entorno, además, dado que nosotros podemos leer directamente las mentes de otros, no estamos forzados a emplear esas vías indirectas de simbolización.

¿Por qué sólo tienen una cabeza?

No todos pueden ser perfectos.

Estoy hablando en serio ¿Por qué sólo una cabeza?

Yo también estoy hablando en serio aun cuando tú creas que estoy bromeando. No todos pueden ser como tú o tantos otros. Además, es obvio que las condiciones de vida en un planeta como la Tierra hacen recomendable para organismos mamíferos como esos, una estructura fisiológica con un solo receptáculo para proteger el único cerebro. En ese planeta esa estructura es de lo más adaptativo.

¿Sabes qué..?

¿Qué?

Me están dando ganas de que me bioformen como humano y me trasladen a su planeta para sentir lo que ellos sienten. Debe ser divertido sentir como ellos sienten.

Te puedes inscribir en el programa.

¿Cuál programa?

En este momento hay un programa dirigido a voluntarios para que se bioformen y vayan a vivir un tiempo en la Tierra. Te podrías inscribir. Ahora mismo tenemos casi un centenar de sujetos viviendo bioformados allí; tenemos de todo, desde científicos hasta aventureros. Incluso a uno lo mataron.

¿Lo mataron?

Es parte del riesgo. Ellos son muy primitivos y uno de los nuestros se enredó en un problema y un humano lo asesinó. ¿Eso te quita las ganas de ir?

No. ¿Acaso no lo pudieron revivir?

Claro que podíamos, pero en una cláusula especial este aventurero pidió que si los humanos lo mataban, no lo reviviéramos. Cumplimos sus deseos.

Bueno, pues si a mí me matan, yo sí quisiera que me revivan.

No hay problema. Lo podemos hacer. ¿Quisieras ser bioformado como macho o como hembra?

¿Cuál es la diferencia?

Para nosotros es difícil entenderlo pues carecemos de género, pero digamos que los machos son estúpidos y las hembras estúpidas.

¿Es un chiste?

Sí y no.

Me da igual. Puedes bioformarme como macho o como hembra. Quiero ver qué se siente ser a la vez tan limitado y prepotente.

De acuerdo.

¿Cuánto tiempo permaneceré como humano?

Casi siempre lo permitimos por un lapso igual a diez años del planeta Tierra.

¿Por qué tan poco?

No queremos arriesgarnos.

¿Y qué pasa si yo acabo viviendo con otro humano como es endémico en su especie? ¿Qué ocurre si me llego a reproducir?

Eso ya está contemplado. Si llegas a vivir con otro humano, lo sacamos de ese planeta y lo bioformamos dentro de nuestra especie, lo mismo hacemos con un posible “hijo”. Ya tenemos varios ex humanos viviendo como miembros nuestros, todos coinciden en que lo mejor que les ha pasado es abandonar la condición humana, todos expresan que no entienden cómo pudieron vivir siendo primates de ese tipo.

Pero entonces eso demuestra que sí podríamos bioformar a todos los humanos y que ellos estarían agradecidos de que los sacáramos de su menguada condición. Podemos salvarlos de tantos rasgos que los lastran.

Es verdad, pero es que aquellos a quienes hemos transformado, son personas que en términos humanos sufrirían lo que ellos experimentan como ausencia de un “esposo”, “esposa”, “padre” o “madre”. Tenemos un deber hacia aquellos humanos que se involucran con un bioformado de los nuestros, con los demás no.

Ellos están más solos de lo que creen. En este universo poblado por tantos seres inteligentes, a veces ellos me dan pena. Destruirlos sería un acto de misericordia, quizá debamos permitir que la naturaleza terrestre baraje de nuevo para que empiece otro proceso evolutivo con otra especie, quizá allí se desarrollarían cucarachas inteligentes o delfines que escriban libros.

Eso que tú planteas ya se ha discutido varias veces. Hace siglos – hablando en términos humanos – alguien ya propuso liquidarlos. Por el momento hay un convenio tácito en dejarlos continuar otro tiempo para ver hasta dónde pueden llegar, hay quien afirma que si les damos tiempo, los humanos podrían sorprendernos.

¿Y tú lo crees?

Algunos de nuestros personólogos creen que la raza humana está ad portas de un cambio radical, de algo que podría disparar su velocidad de desarrollo de un modo insospechado.

¿Aún con ese lastre del sexo que les permite progresar a ritmo de pox?

No. Ellos creen que si los humanos ingresan a otro ritmo de desarrollo, deberán abandonar ciertos pesos muertos como ese del sexo, está comprobado que los seres asexuados evolucionan a una velocidad muy superior. Además, según los reportes que hemos obtenido, lo que ellos denominan “placer sexual” es infinitamente menos excitante que algunos de los placeres más elementales que nosotros podemos proporcionarnos. En eso, ellos son como niños.

Otra cosa ¿por qué ellos creen en esos seres fantásticos llamados “Dios” o “dioses”?

De nuevo tiene que ver con su estado infantil de desarrollo. Como su ciencia y su tecnología son incipientes, necesitan de diversos placebos para tranquilizarse ante un universo que siempre acabará matándolos. Es una reacción ante el hecho de que aún no controlan la muerte. Nosotros sabemos que toda cultura planetaria que acaba dominando la muerte, deja de creer en “dioses” o “Dios”. Por supuesto que un “Dios” podría existir, pero hoy sabemos que si es así, se abstiene de intervenir en el multiverso.

No sólo la creencia en Dios es un placebo, buena parte de las prácticas religiosas de los humanos también lo son.

Es verdad, no obstante, con el tiempo acabarán entendiéndolo. Ese es otro peso muerto que también deberán abandonar si consiguen saltar al siguiente nivel evolutivo.

Por cierto, me llama también la atención esa singular conducta que denominan “rezar” ¿Creen que si expresan en silencio sus deseos personales, aumentan la probabilidad de que sus deseos se hagan realidad?

Sí. De nuevo es el placebo al que nos hemos referido. Muchos de ellos creen que la probabilidad de que un deseo se cumpla se incrementa si pronuncian unas fórmulas en voz alta o si repiten esas mismas fórmulas mentalmente. Es lo que los mismos antropólogos humanos llaman “pensamiento mágico”, esa es otra rémora de la que se librarán si alcanzan la siguiente etapa de evolución.

He escuchado algunas oraciones humanas y algunas son bellas poesías.

Sin duda. Las religiones tienen mucho de obra de arte.

En cambio, he escuchado otras oraciones y son de una vulgaridad impactante. El otro día vi en esta tele un humano que en su oración pedía la muerte de otro o que al menos a ese otro le sucediera una desgracia.

Otra prueba de la puerilidad de la especie.

Escuché una vez una oración de un humano y en ella le solicitaba a su Dios que por favor existieran extraterrestres y que por favor se contactaran con los humanos. Me pareció muy tierno y hasta sentí ganas de complacerlo.

En efecto, era una oración muy tierna, a veces los humanos son de una dulzura desarmante. A veces uno quisiera contactarlos y arreglarles de una vez por todas el noventa y nueve por ciento de sus problemas, pero también sabemos que si nosotros procediéramos así, hacia el futuro les generaríamos una dependencia respecto de nosotros mismos que a la larga tendría fatales consecuencias. Al menos hasta cierto punto, ellos deben llegar solitos.

En otra ocasión escuché otra inclasificable oración, alguien pedía a su Dios que hubiera un poco menos de poesía en el mundo, que estaba harto de que todo (de lo minúsculo a lo mayúsculo) en el universo, rebosara poesía.

¿Eso era una oración humana? ¿Estás seguro?

La mujer (o lo que parecía una mujer) a quien vi haciéndolo estaba de rodillas, con las manos juntas y adoptando la típica actitud de un humano orante.

No entiendo bien ¿qué ganancia podría obtener un humano orante de que hubiera menos poesía en el mundo? Además ¿cómo diablos se puede definir la poesía para efectos de disminuir su cantidad en el universo? ¿acaso la poesía se puede cuantificar? Tengo la impresión de que esa mujer realmente estaba pidiendo otra cosa, no sabía lo que pedía o estaba loca.

A mí se me ocurrió pensar que tal vez ella intuía que nosotros o alguien más la estaba observando, que quizá ella lo hacía para impresionarnos de algún modo.

Esa idea es sugestiva ¿Habrá al menos algunos humanos que sospechen que todo el tiempo están siendo observados por nosotros? ¿Que llevamos mucho tiempo estudiándolos? ¿Que ellos son uno de nuestros programas con más alta sintonía? Si esa perspectiva fuera cierta, nosotros mismos quizá deberíamos replantear nuestra conducta al menos con ese segmento de la población.

¿Y qué sugerirías hacer?

La directiva oficial sería la de no hacer nada, la de nunca proporcionarles información a estas personas para que confirmen sus sospechas. No obstante, quizá valdría la pena discutir una excepción respecto de la orden fundamental. Tú ya sabes que yo sí creo que vale la pena invadir un planeta por razones artísticas o dejar de invadirlo por esas mismas razones estéticas.

¿Qué harían los humanos si abruptamente los invadimos? Su frágil arsenal no resistiría mucho tiempo. La verdad es que sería un crimen nuestro.

Y esa es una de las razones por las cuales no lo hacemos, somos conscientes de nuestra abrumadora superioridad científico-técnica y de que si cediéramos a la tentación, acabaríamos cometiendo un genocidio.

Es verdad, los humanos son muy quebradizos… ¿Qué te parece si cambiamos de canal?

Buena idea, pásale a ese otro donde se observa ese planeta de seres que se suicidan por exceso de inteligencia, tengo una teoría sobre ellos.

Bogotá, julio de 2015

1 “Pox” es un ser muy lento de la galaxia de estos extraterrestres.

 


Campo Ricardo Burgos López. Es bogotano, se graduó de psicólogo, pero por fortuna no ejerce la psicología. Obras suyas son Libro que contiene tres miradas (poesía), José Antonio Ramírez y un zapato y El clon de Borges (novelas) y textos críticos como Pintarle bigote a la Mona Lisa: las ucronías, Otros seres y otros mundos. Estudios en literatura fantástica e Introducción al estudio del diablo. Compiló también la Antología del cuento fantástico colombiano. En la actualidad es profesor en la Escuela de Filosofía y Humanidades de la Universidad Sergio Arboleda de Bogotá.


Volver al índice
Revista Cosmocápsula número 15. Octubre – Diciembre 2015

Entrevista a Campo Ricardo Burgos y traducción al francés de su cuento “Gabriel García Márquez había muerto”

2 Abr

El grupo de traductores Tradabordo, ha realizado una traducción al francés del cuento fantástico “Gabriel García Márquez había muerto”, de Campo Ricardo Burgos a quien también entrevistaron en su blog de entrevistas entretiensld.blogspot.fr. Tradabordo es un grupo de traductores que …
http://cosmocapsula.com/2015/04/02/entrevista-a-campo-ricardo-burgos-y-traduccion-al-frances-de-su-cuento-gabriel-garcia-marquez-habia-muerto/

Entrevista a Campo Ricardo Burgos y traducción al francés de su cuento "Gabriel García Márquez había muerto"

2 Abr

lecturesdecolombie

El grupo de traductores Tradabordo, ha realizado una traducción al francés del cuento fantástico “Gabriel García Márquez había muerto”, de Campo Ricardo Burgos a quien también entrevistaron en su blog de entrevistas entretiensld.blogspot.fr. Tradabordo es un grupo de traductores que traducen sin ánimo de lucro materiales de escritores hispanoamericanos. Sigue leyendo

Reseña: “El pozo y el péndulo. Cuentos colombianos”

11 Feb

El pozo y el péndulo
 (Ed.) Elkín Restrepo, Claudia Ivonne Giraldo, Lucía Donadío, José Zuleta
Sílaba Editores
193 páginas
Medellín
2014
ISBN: 978-958-8794-45-7
Tapa rústica

*****
Por David Pérez Marulanda
Odradek, la prestigiosa revista literaria que inició en 2003 con una frecuencia semestra…
http://cosmocapsula.com/2015/02/11/resena-el-pozo-y-el-pendulo-cuentos-colombianos/

Reseña: "El pozo y el péndulo. Cuentos colombianos"

11 Feb

el pozo y el pendulo

El pozo y el péndulo

 (Ed.) Elkín Restrepo, Claudia Ivonne Giraldo, Lucía Donadío, José Zuleta

Sílaba Editores

193 páginas

Medellín

2014

ISBN: 978-958-8794-45-7

Tapa rústica

*****

Por David Pérez Marulanda

Odradek, la prestigiosa revista literaria que inició en 2003 con una frecuencia semestral, cambió a formato libro, en el cual El pozo y el péndulo el segundo volumen. Se trata de una antología de 21 cuentos de igual cantidad de los mejores cuentistas colombianos, vigentes y fallecidos. La antología da una muy buena primera impresión: la edición está finamente lograda, una hermosa portada de tapa rústica con solapa y una diagramación muy amable a la vista.

Los cuentos se encuentran en diversos estilos y temáticas. Algunos de los incluidos fueron:

El fierro de Miguelito”, de Rocío Vélez de Piedrahíta. La historia de un delegado del gobierno en el proceso de paz con la guerrilla colombiana durante la presidencia de Belisario Betancur. El delegado se encuentra con un niño guerrillero quien es el encargado de guiarlo hasta su campamento base. Un cuento impactante, realista, frío, que nos recuerda la historia cíclica de nuestro país, de las repeticiones históricas que nunca recordamos y cómo los inocentes terminan siendo el juguete de los grupos armados.

A este relato podemos conectar “El planeta cojo”, de Juan Diego Mejía. La narración en primera persona de un soldado sobre su amor imposible por una hermosa negra atleta, a quien conoce en un pueblo del Urabá y que, por coincidencia, vuelve a encontrar después de muchos años. Ambos fueron víctimas de la misma guerra, cada uno de la forma en que era más vulnerable. Encantan las descripciones físicas que hace el autor e impacta la crudeza de la guerra contada desde adentro, de cómo quienes la viven deben apartar con fuerza las consecuencias y marcas que les quedan en el cuerpo y en la mente para seguir adelante.

Otros cuentos se desarrollan en la cotidianidad urbana, y logran el efecto de hacerla extraña. Es el caso de “Hay una señora en la cama de mamá”, de Gabriel Uribe Carreño, la historia de un cómo un pequeño percibe el universo de su casa al tener a su madre enferma de gravedad. El autor representa con gran acierto la perspectiva del niño sobre el juego, la enfermedad, las hileras de hormigas en el patio, los adultos, para zambullir al lector en sentimientos y descripciones de su propia infancia.

También hay cuentos muy divertidos. Uno de ellos es “Las formas de la espera”, de José Andrés Ardila. Una relato sobre cómo un hombre debe lidiar con la impuntualidad excesiva de si novia, un desarrollo en la que se mezclan de forma muy agradable y creativa la narración con el diálogo, un lenguaje oral que resalta su realismo y comicidad. Otra pieza es “La sirena viene hacia mí”, de Luis Miguel Rivas: una mañana de domingo inverosímil, la canción La sirena viene hacia mí sale del radio de un carro viejo que pasa frente a la casa del personaje, y mientras éste observa y describe todas las particularidades del carro y de su música, reflexiona sobre sí mismo, sus decisiones y la relación con su pareja. Las situaciones descritas, si bien nadan en lo absurdo, son amenas y posibles.

La literatura fantástica se presenta en esta antología con sólo un cuento, Gólgota, de Campo Ricardo Burgos. La curiosa historia de un hombre que busca viajar en una máquina del tiempo a la época de Jesucristo y, una vez lo logra, toma una decisión imprevista y de consecuencias monumentales.

Entre los cuentos restantes, se denota gran calidad y nivel de escritura. Como toda las antología, tiene sus altibajos y algunos textos van a caer al cliché narrativo o se quedan cortos para el nivel de la selección. En cuanto a los autores, si bien la antología se subtitula Cuentos colombianos, el lector encontrará que la gran proporción de los escritores son antioqueños, pero se comprende en la medida en que el libro corresponde a una publicación originada en esa región.

La segunda entrega de los libros de Odradek es un pieza que vale la pena tener tanto como material de lectura como de colección, porque publicaciones literarias como ésta, que poseen un recorrido histórico y aún se mantienen, son escasísimas en Colombia. Es de las pocas ventanas que tenemos para poder ver la producción de los cuentistas nacionales más importantes de la actualidad.

Reseña: “El clon de Borges” de Campo Ricardo Burgos, por David Pérez Marulanda

6 Feb

Revista Cosmocápsula número 12. Enero – Marzo 2015. Reseñas.

Volver al índice

Reseña: “El clon de Borges” de Campo Ricardo
Burgos
David Pérez Marulanda

El clon de Borges
Carmpo Ricardo Burgos
Edición de autor
124 páginas
Bogotá
2010
ISBN: 978958447703-3
Tapa rústica

*****
El c…
http://cosmocapsula.com/2015/02/06/resena-el-clon-de-borges-por-david-perez-marulanda/

Reseña: "El clon de Borges" de Campo Ricardo Burgos, por David Pérez Marulanda

6 Feb

header

Revista Cosmocápsula número 12. Enero – Marzo 2015. Reseñas.

Volver al índice


Reseña: “El clon de Borges” de Campo Ricardo

Burgos

David Pérez Marulanda


elclondeborgesEl clon de Borges

Carmpo Ricardo Burgos

Edición de autor

124 páginas

Bogotá

2010

ISBN: 978958447703-3

Tapa rústica

*****

El clon de Borges es la segunda novela del docente universitario y crítico literario Campo Ricardo Burgos, ganador del Premio Nacional de Poesía Colcultura 1993 con Libro que contiene tres miradas. Ha publicado también José Antonio Ramírez y un zapato (2003), Antología del cuento fantástico colombiano (2007), entre otros libros, cuentos y artículos críticos del género de la ciencia ficción.

Narra la experiencia de Antonio Saker, profesor universitario y gran admirador de la obra de Borges, quien es contactado por Miguel Ospino, fanático del mismo autor. Ospino le hace una invitación para encontrarse con él en una finca en Villa de Leyva. El profesor acepta y su anfitrión envía un vehículo que lo recoge en su propia casa.

Al momento de conocerse, Saker se da cuenta de que Ospino ha leído sus libros sobre la obra del escritor argentino. Es precisamente su conocimiento sobre Borges lo que le ha merecido la citación. Comienzan a discutir qué hubiera sido de la literatura, del mundo, si Borges y su obra no hubieran existido. Luego, Ospino propone el tema de qué tal si alguien clonara a Borges, y que este clon escribiera de la misma forma, aunque historias diferentes pues sus vivencias habrían sido distintas. Saker sigue la discusión hasta que se encuentra con la premisa de su interloculor de qué pasaría si, en realidad, ese clon de Borges existiese. Saker lo piensa loco. El hombre le pide que lo acompañe a un cuarto de la finca. Al abrir la puerta encuentran, paseándose entre estantes de una biblioteca, una figura exactamente igual a la de Jorge Luis Borges a sus cuarenta y tantos años.

Finalista del Premio UPC de Novela Corta de Ciencia Ficción 2010, El clon de Borges se publica en edición de autor dadas las dificultades para que el mercado editorial colombiano acepte publicar ciencia ficción nacional. Sin embargo, logra una buena difusión y recibimiento entre los aficionados al género y el autor toma la muy apropiada decisión de ponerla también en libro digital, pues el tiraje en papel fue reducido. Es una novela filosófica con personajes complejos y robustos. Discute el valor de la literatura, la religión, la existencia humana, la vida y la muerte, a través de diálogos densos y muy bien elaborados que dejan al lector todos los interrogantes existenciales que se presentan a cada párrafo. Muestra una interesante perspectiva de la clonación, usualmente explorada en la literatura desde un enfoque biológico o ético, y la orienta a un enfoque artístico: qué sería del arte si se clonara a sus más grandes exponentes, qué nuevas obras vendrían.

Esta novela se ubica en la historia de la ciencia ficción colombiana como una de las mejores obras del género en el país y la mejor del autor hasta el momento. Es de asegurar que Campo Ricardo Burgos nos traerá más obras de esta calidad, sin importar las barreras del mercado editorial.

Ps.

Dada la dificultad de conseguir libros de CF colombiana en las librerías, me atrevo a indicar que se pueden conseguir en la Librería Lerner Centro, en Bogotá, o a través del autor.


David Pérez Marulanda. (Roldanillo, Colombia. 1987) Licenciado en lenguas y docente de inglés. Amante de la Ciencia-Ficción desde siempre. Aprendiz de escritor; cofundador y miembro del equipo editorial de la revista Cosmocápsula.

Blog personal: elpollohipnotico.wordpress.com


Volver al índice

Revista Cosmocápsula número 12. Enero – Marzo 2015.

Artículo sobre literatura colombiana de zombis en revista brasileña

15 Ene
a cor das letras
La revista brasileña A Cor das Letras de la Universidad Estadual de Feira de Santana  acaba de publicar un número especial con todos sus textos dedicados a las literaturas fantásticas en América Latina. Allí aparece un artículo del escritor Campo Ricardo Burgos  sobre el género de los zombis y sobre la novela de zombis “Muérdeme suavemente” del colombiano Fernando Gómez. El link para que se acerquen a curiosear los textos es
Via Ricardo Burgos

La casa del fin de los tiempos: Un buen augurio

23 Abr

La casa del fin de los tiempos: Un buen augurio

Campo Ricardo Burgos López

La casa del fin de los tiempos, según puede colegirse de la ficha técnica que puede hallarse en internet, es una película venezolana dirigida por Alejandro Hidalgo y estrenada en su país el año 2013, que combina los géneros del suspenso, el terror y la ciencia ficción. El argumento se centra en una vetusta casona caraqueña en donde en diversos momentos del siglo XX han ocurrido misteriosas desapariciones de personas y cómo la protagonista, una mujer llamada Dulce, emprende una investigación para aclarar los inexplicables acontecimientos que en ese la casa del fin de los tiemposlugar han ocurrido.

Al final de la obra, aun cuando son posibles otras interpretaciones, el hecho es que la explicación central de los episodios allí sucedidos es que esa casa de Caracas es un lugar donde por alguna razón los tiempos se confunden y de algún modo coexisten el pasado, el presente y el futuro. El filme venezolano, entonces, emplea la misma estrategia narrativa de cuentos clásicos de Borges como El otro, donde –recordemos- al sentarse en la banca de un parque, un Borges viejo se encuentra con el mismo Borges, pero joven. En el filme de Hidalgo, el objeto que posibilita esas coexistencias de los mismos personajes en pasado y futuro, no es la banca de un parque, sino una casa. Por otro lado, con el típico truco de que una de las víctimas (Dulce) tras muchos avatares resulte ser también una de las victimarias, “La casa del fin de los tiempos” se afilia a una ilustre estirpe de obras que van desde el Edipo Rey de Sófocles hasta esa cinta de culto que es Angel Heart de Alan Parker (recuérdese que en ambos casos el investigador de los crímenes resulta ser el criminal). En tercer lugar, hay que apuntar que en el largometraje de Hidalgo se consigue que la lóbrega y tenebrosa casona donde acaece la historia, sea también un personaje más ( tal vez el más importante de todos). Ese es un rasgo en la misma línea de tanto cine tradicional de terror donde la casa embrujada es “más personaje” que los mismos personajes humanos que por ella transitan.

En general, La casa del fin de los tiempos es una película entretenida, bien lograda, con un ambiente y unas actuaciones convincentes. Por supuesto, en ocasiones repite algunos tópicos del cine de terror, pero esos pequeños lunares no logran disminuir el efecto global que consigue. Según tengo entendido, La casa del fin de los tiempos es el primer largometraje del director Alejandro Hidalgo y creo que ha pasado la prueba, creadores audiovisuales latinoamericanos como este chico, permiten que quienes amamos lo fantástico, guardemos esperanzas hacia el futuro.

Bogotá, abril de 2014.